¿Mamá cansada? 7 cosas que debes saber

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

No, no es una percepción mental, y es mucho más delicado de lo que a veces consideramos. Aquí 7 cosas que debes hacer cuando sientas que no das más:

1. Tómate un respiro

Unos minutos al día; así sean 10, 15 o más depende de ti,  para tomarte un té, un café o un vaso de agua, sin pensar en nada, para darte una ducha con unas gotitas de algún aceite esencial o para leer 5 hojas de un libro o algo en Internet. O simplemente para respirar en silencio y conectar contigo. Es obligatorio y necesario.

2. Descansa y come saludable

No enfermarte no es suficiente, ser madre y más si estas en lactancia, es muy demandante, a veces requiere un esfuerzo extra, por lo que una alimentación balanceada, rica en frutas y vegetales, a la hora y períodos de descanso, son importantes para afrontar los retos de la maternidad.

3. No seas amiga de la culpa

La forma en que desarrollamos la maternidad, es la única forma posible en la que pudimos hacerlo en este día,  unas porque trabajan, otras porque se dedican de tiempo completo a la crianza y otras porque se sienten culpables cuando están agotadas, motivos para culparte siempre hay, pero eso no nos permite avanzar ni tomar decisiones. Si hoy te rebaso el cansancio y el estrés, lee el punto 1 y 2 y mañana lo harás diferente, ni mejor ni peor.

4. Pide ayuda

Ser una súper mamá solo te dejará más cansada, aprende a pedir ayuda, a delegar. No tienes que hacer todo tu, no necesitas una casa perfecta, tus hijos y tú, necesitan que estés con energía, disposición y feliz. Si alguien más puede hacer por ti cosas desgastante, no dudes en pedir que te ayuden.

5. No te desligues de amigos, familiares o seres cercanos

Necesitas una red de apoyo emocional para cuando necesites hablar, descargar o dormir una siesta.  Además, está comprobado científicamente que la amistad ayuda a liberar las endorfinas que mantienen nuestro cuerpo saludable y nuestro estado anímico Feliz. Así que cada vez que puedas, date una escapada o una llamada con alguna amiga, para actualizar y desahogarte.

6. No te olvides de tu pareja

Sé que esto de ser mamá puede agotarnos y al llegar la noche no queremos sino dormir, pero si estas en pareja es importante mantener y consolidar su relación en esta etapa de cambios. Así que se creativa, inventa y genera espacios solo para ustedes, tengan citas, rememoren momentos. Aunque a veces sea complicado, esa conexión es importante y mantendrá la llama del amor.

7. Sé flexible

A veces también hay que ser flexible; si estás pasando un rato divertido y había que recoger la ropa; aplázalo, nada va a pasar. Si te quedaste dormida y los trastes amanecen, lo haces con tranquilidad en la mañana. A pesar que es importante mantener rutinas, no pasa nada, que te las saltes algunas veces sobre todo cuando eso te proporcionará bienestar en algún determinado momento.

Ser madre es para toda la vida, pero la infancia de tus hijos ocurre una sola vez en tu vida. No dejes que el día a día te robe la experiencia de ser madre, cuando sientas que no lo estás disfrutando, para, reflexiona y modifica, porque tu salud mental y la de tus hijos es importante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *